¿Cuál es el mejor momento del día para entrenar?

Es una pregunta que, sin duda, como entrenadores que sois, os han formulado infinidad de veces. En este artículo os doy mi punto de vista no solo desde la fisiología del cuerpo humano sino también desde la experiencia, dado que considero que, como buenos entrenadores, debemos de compaginar ambas partes.

mejor momento para entrenar

Primero de todo deciros, que no existe una mejor hora como tal y de hecho se ha demostrado científicamente que el cuerpo humano puede adaptarse a cualquier hora del día, eso sí, modificando quizás algunas de nuestras pautas alimenticias que se ajusten a ese horario concreto.

Si que es cierto que, por los biorritmos del organismo, entrenar de día (y no de noche) siempre será fisiológicamente más factible.

Pero también es importante utilizar el sentido común y adaptarnos a nuestra agenda, a nuestro horario laboral, a nuestra familia, en definitiva, a nuestra REALIDAD.

No obstante, ¿y si pudiéramos elegir?

Podemos entrenar en ayunas, cada vez más deportistas lo hacen y en ese caso lógicamente deberemos de cuidar no solo lo que hacemos al levantarnos sino especialmente nuestra cena de la noche anterior.

Además, el organismo dispara adrenalina al hacer ejercicio en ayunas y es precisamente esa adrenalina que nos mantiene activos y energéticos, la misma adrenalina que permitía a nuestros antepasados salir de las cavernas, en ayunas, para cazar.

También se puede entrenar a última hora del día, asumiendo que físicamente es probable que estemos más cansados, especialmente si realizamos trabajo físico durante nuestra jornada.

Mi caso personal

En mi caso concreto y tras probar todos los horarios posibles, y, pudiendo elegir, la mejor opción de todas es tras haber realizar la digestión de mi segunda comida del día. Y ¿Por qué razón?

Hemos hecho cardio en ayunas, hemos desayunado, realizamos la segunda comida de carbohidratos y tras la digestión tendremos energía suficiente para darlo todo en una sola sesión de entrenamiento.

Tras el entrenamiento y la suplementación post, podemos hacer una buena comida sólida y si nos es viable hacer una siesta “anabólica” que nos ayude en la recuperación, entonces lo habremos bordado, y no hablo de meternos en cama con el pijama, sino simplemente tumbarnos en el sofá durante 30-45 minutos para desconectar.

Nos quedará luego el resto del día para continuar nuestras actividades y seguir comiendo, asegurándonos ya que los deberes están finalizados.

Eso sería para mí, lo ideal y de hecho es lo que llevo haciendo los últimos años, pero repito, es una de tantas opciones y todas ellas válidas siempre y cuándo sepamos adaptarnos a cada una de ellas.

Xisco Serra
Asesor deportivo & Coach
@xiscoserra
www.xiscoserra.club