¿Por qué necesito un coach deportivo?

En la vida como en lo profesional, es importante saber delegar, no sólo porque no podemos con todo a la vez, sino porque es esencial para nuestra evolución estar en manos de gente formada para ello.

Handsome man in a gym. Sportspeople in a sportswear. Woman training with coach

Existen diferentes etapas en el desarrollo de nuestra evolución como atletas, deportistas, etc.

1. Los inicios

Donde podemos estar muy motivados o bien no estarlo para nada y necesitar un empujón, entonces:
¿Qué papel cumple un coach deportivo en ambos casos?

En los inicios con motivación, sabrá canalizar tu energía hacia tu objetivo, te quitará el peso de pensar en qué o cómo hacer determinadas cosas y trabajará contigo para alcanzar tu propósito de forma controlada.

En los inicios si te falta motivarte, será quien te de ese soporte, que ojo, no confundamos el que lo tenga que hacer por ti, pero sabrá guiarte con pequeños disparadores o el mero compromiso de sentirte acompañado y con alguien a quien responder, para tirar adelante.

2. El mientras tanto

Del mismo modo será quien sepa ajustar y trazar tus pautas para que sigas avanzando, sintiendo tu progreso y conociéndote a ti mismo, tu cuerpo, sus respuestas y aprendiendo de su mano en todo aquello que hagas. No subestimemos el seguimiento, tanto cuando todo va bien como cuando necesitamos ajustes.

3. Con la experiencia

Evitará estancamientos o bien sabrá reconducirlos o entenderlos, te dará nuevos retos, será quien pueda ver por ti desde un punto de vista neutral, cosas que te favorezcan a nivel físico, de rendimiento y emocional.

4. El final

Si estabas esperando leer algo que hable sobre el final, ¡este no es tu artículo! Pensamos en el camino como un estilo de vida para siempre, por lo cual siempre será esencial estar en manos de alguien que nos guíe, nos acompañe y sí, en momentos puntuales podemos tener pausas o cambiar de coach para obtener nuevas sensaciones, pero lo que hace a tu camino de ir adelante, ese, va contigo adonde sea, si un plan falla, ajusta el camino, pero ¡no abandones la meta!